martes, 27 de enero de 2009

Hielo y lengua. Una combinación estrepitosa.

Una escena cómica, bastante común en las películas de humor, es la de ver a un hombre con la lengua pegada a una farola cuando las heladas llegan a las calles. ¿A qué es debido esto? El proceso ocurrido es muy simple.

Lo primero, saber que la lengua es un órgano que tiene una temperatura elevada además de poseer un alto grado de humedad debido a la saliva.

La humedad de la lengua, al tocar con una superficie helada, se condensa formando pequeñas gotas de agua que terminan congelándose en los diminutos poros e irregularidades de éste órgano. Así la lengua se pega al hielo.

Una vez unidos, nuestro cuerpo envía calor a la lengua para recuperar su estado natural, pero este calor se disipa rápidamente por la superficie helada. Por lo que la mejor manera de soltarse, es echar agua caliente, y si no dispones de eso, esperar ansiadamente a que se disipe el calor.

Este mismo proceso ocurre cuando cogemos un hielo y se nos queda pegado a los dedos, pero en este caso es debido al sudor de nuestra piel.


..................Aseguraros de chupar solo cosas calientes

5 comentarios:

  1. No sé porqué, pero me he acordado de la película "Dos tontos muy tontos" jajaa
    Mola la reseña, sigue así tío!!!

    ResponderEliminar
  2. Ahora entiendo lo que me ocurre cuando me da por enredar con los hielos en el botellón!! jejeje

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo, no suelo chupar muchas cosas frías compañero

    ResponderEliminar
  4. rafaelis calienta los helados en el microondas, para no chupar cosas frías jajaja

    ResponderEliminar
  5. gracias por la info me sirvio mucho!!...
    jeje= ) bueno el dibujito...

    ResponderEliminar